Suspendieron una fiesta tipo supuesta Peña que no contaba con permisos en el Regatas de Corrientes

21/11/2017 | Policiales |

Alrededor de mil personas se acercaron el domingo por la noche al Club Regatas. La mayoría con la ilusión de disfrutar de un momento agradable. Luego de un control municipal, la gala debió ser suspendida por la venta de alcohol y otras irregularidades.

Lo que debía ser una fiesta terminó en un verdadero escándalo. En la noche del domingo se llevó a cabo la “Fiesta de la Familia” en el Club de Regatas, donde varios colegios de la capital correntina festejaban el término del ciclo lectivo.

Sin embargo, según informaron varios tutores por mensaje privado en nuestra red social Facebook, la empresa organizadora les habría asegurado que eran sólo tres colegios y cuando llegaron habían egresados de cinco instituciones.

Carlos Cánepa, director de Control e Inspección de la ciudad, brindó un informe cronológico de lo sucedido. En comunicación con época informó que, el domingo por la noche se acercaron a la zona del parque Mitre para realizar controles de rutina, al observar intensos movimientos de vehículos y particulares hacia el Club Regatas, se dirigieron hasta allí. Al llegar al lugar observaron una larga fila de personas adultas y menores.

Al consultar de qué se trataba, el funcionario comunal junto al cuerpo de inspectores decidieron ingresar a la zona interna del club remero.

Una vez adentro, la sorpresa fue grande, ya que sobre la cancha de básquet habían aproximadamente 80 mesas y en cada una de ellas se encontraban sentadas 8 personas.

“La verdad es que al ingresar al lugar no podíamos creer lo que estábamos viendo. Calculamos que eran 600 personas sentadas y unas 100 paradas. A esa cantidad había que sumarle otros 400 que estaban afuera de las instalaciones esperando por ingresar”, comentó el funcionario.

Cánepa dijo que ingresaron cerca de las 23:30. Ante el escenario complejo que se presentaba decidió solicitar la documentación para tal evento. “Lo único que nos presentaron fue una boleta que abonaron en la Agencia Correntina de Recaudación (ACOR). Al ver la documentación nos dimos cuenta que nada tenía que ver con el evento que se estaba desarrollando. Inmediatamente procedimos a ingresar a otros sectores del estadio y llegamos a la cantina. Allí nos dimos cuenta de lo más grave. Las heladeras llenas de bebidas alcohólicas y una barras de tragos preparada para el expendio”, remarcó el Director de Control e Inspecciones.

Otras de las irregularidades se encontraron en la cocina, ya que estaba prevista una cena para más de mil personas. “Para este tipo de eventos deben tramitar el permiso correspondiente para que desde el área de Bromatología Municipal pueda estar antes de que se realice la cena”, agregó.

Ante estas irregularidades, el funcionario procedió a informar a personal de la comisaría Cuarta para cumplir con la clausura de la cena.

Además de los efectivos de la mencionada dependencia, un grupo de uniformados de la Metropolitana brindaron respaldo.

A partir de allí se procedió a labrar el acta de infracción y el posterior desalojo.

Mientras se cumplía con el control, el clima en el club “fantasma” era cada vez más caldeado. Entre insultos y reclamos, los encargados del evento tenían que responder a los trabajadores de la municipalidad.

Mientras tanto en la zona externa continuaba la larga fila para ingresar a la cena. “Esto es vergonzoso, la empresa nos vendió que era la ‘Fiesta de la Familia’ de los egresados. Hicimos mucho esfuerzo por estar aquí y nos encontramos con esta situación desagradable. Alguien tiene que hacerse responsable por los perjuicios económicos y la ilusión de ver a nuestros hijos disfrutar de una cena de recepción”, comentó una mujer que difundió su reclamo a diario época.

Las propias autoridades municipales no pudieron brindar con precisión cuántos colegios secundarios estaban participando de esta fiesta. Se estima que entre tres y cinco. Una de ellas sería la Fray Luis Beltrán, Cautivas Correntinas y la Ferré.

Algunos damnificados aseguran que pagaron 5.550 pesos por tres eventos que ofrecía la firma.

El desalojo total y posterior clausura del evento se produjo alrededor de las 2:30 de ayer. “La suspensión se produjo por el incumplimiento del Código de Nocturnidad, en lo que hace a venta de bebidas en una cena en la que había un número importante de menores. Además de encontrar comida sin saber su origen”, dijo Cánepa, quien además dijo que el acta fue derivada al juzgado de faltas Nº4.

Fuente: corrienteshoy.com

 

Calificá esta nota


¿Pensás que hubo renovación en el gabinete de Domingo Peppo?