Presidencia Roca: Batalla debe explicar el destino de 8.393.000 pesos que debió invertir en pavimento

25/05/2019 | Info General |

De acuerdo a un Convenio firmado el 23  de octubre de 2014 entre el intendente Jorge Batalla y el peculiar subsecretario de Vivienda, Germán Nivello, del Ministerio de Infraestructura de la Nación, se enviaron fondos para la construcción de pavimento en Roca. Este acuerdo contempló la transferencia de 11.044.546 pesos para la construcción de 15.000 metros cuadrados de los que se solamente se hicieron 3.600. Estas obras previstas eran “complementarias” de los acuerdos previos firmados para la construcción de viviendas populares, que tampoco se construyeron en su totalidad.

Conforme a lo estipulado, las transferencias se realizaban a través del Banco de la Nación Argentina, presumiblemente a una sucursal en General San Martín. Uno de los autorizados a retirar los dineros era el intendente Batalla. El mecanismo para el pago era similar al de los acuerdos para la construcción de viviendas correspondientes a los planes Federal de Integración Socio-Comunitaria y del Programa de Viviendas y Mejoramiento de Hábitat de Pueblos Originarios y Rurales.

Las rendiciones de cuenta debían ser muy detalladas, consignándose estrictamente los fondos enviados por Nación a la cuenta de la Municipalidad de Roca y los que se transfirieron desde la Municipalidad a las cooperativas, de modo de que la ruta del dinero es fácil de comprobar.

Se contemplaron desembolsos mensuales de 2.761.000 pesos, cronograma que dependía de las certificaciones de obra. La primera transferencia se efectuó sin que se iniciara la obra, o sea que directamente fue un anticipo.

El último envío de dinero debió efectuarse sólo con un 60% de los trabajos ejecutados. Si no se informaban los avances de obra y el desarrollo financiero, la Nación estaba facultada a reclamar la devolución de los importes, lo que nunca sucedió a pesar de que solamente se construyó el 24% del total de la obra, por lo que la incógnita a develar por la Justicia Federal será establecer el destino final de los 8.393.000 pesos que no figuran invertidos en pavimento en el año 2014/2015, que en esa época representaban 989.841 dólares, que posiblemente fueron sustraídos.

 

Sueños de progreso perdidos

El pavimento era una de las pocas señales de progreso en los pueblos del interior del Chaco. En Roca es una de las carencias que la gestión de Jorge Batalla dejó pendiente por el fracaso del Convenio firmado con el Gobierno Nacional. Se había establecido la construcción de 15 mil metros cuadrados o el equivalente a 25 cuadras pavimento intertrabado, con cordones cunetas y veredas.

Estaba previsto que la obra proyectada generaría un positivo impacto en el desarrollo urbano de Roca, sobre todo si se tiene en cuenta que esa localidad tiene un casco urbano de aproximadamente 100 manzanas. Un diez por ciento de las calles del pueblo podrían haber sido pavimentadas en cuatro meses, según el Convenio firmado.

La Secretaría de Obras Públicas del bolsero José López le dio luz verde al Convenio firmado entre el intendente Jorge Batalla y el subsecretario Nivello en octubre de 2014. Se destinarían 11.044.546 pesos que aportaría el Gobierno Nacional en el marco del Programa Federal de Integración Socio Comunitaria, con la obligación del Municipio de Roca de controlar y certificar el avance de las obras. Aquí estuvo la clave de la frustración que originó el mal manejo de los fondos nacionales.

Con esos recursos debían darse trabajo a un mínimo de tres cooperativas con la finalidad de dar trabajo a la mano de obra local y capacitar a integrantes de las mismas. En una de las cláusulas el intendente Batalla se obligó a guardar toda la documentación referida a la construcción del pavimento por un período de diez años, por lo que esa documentación todavía debería estar guardada en la Municipalidad.

Por lo tanto, en la investigación resulta importante rescatar la documentación de la obra porque finalmente no se construyó prácticamente nada. Incluso, el presidente del Concejo de Roca, José Kumm, señaló que tiene testimonios que indicarían que las cooperativas fueron dejadas de lado y que de hecho se adjudicó la obra a una empresa privada, distorsionándose la buena finalidad del uso de los fondos del Programa Federal de Integración Socio Comunitaria. En este tramo ya comenzaron a notarse las irregularidades que luego terminaron en la gran frustración de los pobladores de Roca que soñaban con el pavimento.

Las pruebas de la mala calidad de la construcción, como también de su abandono, todavía están en Roca. Los pobladores conviven con esas muestras de la gran desidia del intendente. Son visibles en la intersección de las calles Armada Nacional y Ejército Argentino. En la zona se acumulan adoquines, en mal estado, utilizados para la obra de pavimentación que no se utilizaron o que directamente fueron desechados por su pésima calidad. Esto era y es una constante en las obras mal construidas o paralizadas por el Municipio.

PavimentoV

Desde diciembre pasado el CENTRO MANDELA publica el Caso Roca. En paralelo, la Justicia Federal recibió una denuncia presentada por el ex secretario del Concejo, Facundo Silvestri.

Justamente Silvestri relató que Batalla firmó ese Convenio para la ejecución de 15.000 metros cuadrados de pavimento urbano, 6.000 metros lineales de cordón cuneta y 6.000 metros de veredas. El dato más importante es que en Roca no se construyó ni un metro cuadrado de pavimento tradicional.

Silvestri acompañó una visita del CENTRO MANDELA en el lugar donde debían construirse el pavimento. Explicó que las calles Armada Nacional y Ejército Argentino “debían ser una construcción de asfalto de hormigón intertrabado, por un total de 15.000 metros cuadrados”, que debían representar 25 cuadras, pero que se construyeron solamente 6 cuadras, una de ellas frente al Centro Integrador Comunitario (CIC), que es completamente aislada y está rodeada de calles de tierra.

El Convenio firmado por Batalla prohibía este tipo de obras. El acuerdo advertía que “no se aceptarían” aquellos proyectos que no fuera integrales, sin tener en cuenta el equipamiento urbano, además de que en cada cuadra que debía ejecutarse el municipio debía proveer a los frentistas las instalaciones de agua, energía eléctrica, cloacas, apertura de calles, veredas y cordón cuneta.

El Convenio también establecía un monto adicional que debía destinarse a la compra de materiales y herramientas para las cooperativas. El municipio debía orientar y capacitar a los cooperativistas para la ejecución de los trabajos y aportar un lugar destinado al obrador para el acopio de los materiales y el resguardo de los equipos de las cooperativas.

La Municipalidad de Roca también estaba obligada a confeccionar la certificación de avance físico y financiero de las obras, detallados por cada cooperativa interviniente. Toda esa documentación tiene que estar aún en manos de la Municipalidad, de acuerdo al Convenio que firmó Batalla con Nivello. Sin embargo, existe un manto de duda razonable sobre la existencia o desvío de la documentación.

El pavimento que no se construyó

Silvestri explicó que efectuándose los cálculos por el ancho que tiene la calle adoquinada (6 metros), serían 600 metros cuadrados por cuadra. Agregó que solamente se construyeron 6 cuadras. Entonces, en total se ejecutaron 3.600 metros cuadrados de pavimento intertrabado, por lo que faltan 11.400 metros cuadrados, que representarían casi 20 cuadras más.

PavimentoIILa Municipalidad no informó ni explicó a la población las razones por las que se paralizaron los trabajos. Lo único que Batalla suele repetir es que no se construyó más pavimento, por el total previsto en el Convenio, porque no recibió los fondos. Sin embargo, el presidente del Concejo –José Kumm- desmiente el argumento de Batalla y destaca que todo dependía del Municipio, que certificaba los avances obra y el proceso financiero para continuar recibiendo los recursos.

Lo concreto es que la documentación de las rendiciones deben estar archivadas en la Municipalidad. Pero si alguien la sustrajo existen las rendiciones originales en manos del Ministerio del Interior porque absorbió al Ministerio de Infraestructura, luego de que el gobierno de Mauricio Macri decidiera dar al Ministerio de De Vido, presentado como uno de los íconos de corrupción del gobierno kirchnerista.

El presidente del Concejo, Kumm, además puso en duda la intervención de las cooperativas.  Contó que “cada una de ellas tenía adjudicada una obra”. Es que el Municipio anunció que iba a ejecutar pavimento intertrabado, cordón cuneta y veredas, aunque estaba obligado a dotar de mayor infraestructura a la zona a pavimentar.

“Por manifiestos de terceros nos enteramos que el técnico que vino a construir era un señor de apellido Nazer, de Resistencia, que dijo que tenía una empresa, pero nunca la vimos. Las cooperativas trabajaron algo”, afirmó Kumm.

Fuente: Centro Mandela


¿Qué fórmula presidencial apoyas?